(JongBer) My brother -Twoshot- 2/2


Nota: Esta es la segunda y última parte del Twoshot My Brother, escrito por Dayana Garrido, quien ha querido compartir su historia desde este blog para todos vosotros ¡que la disfrutéis! ^^

•*´¨`*•.¸¸.•*´¨`*•.¸¸.•*´¨`*•.¸¸.•*´¨`*•.¸¸.•




Habían pasado ya cinco años, y en todo ese tiempo pude hacer amigos, tal vez muchos más de lo que podría imaginar Ahora conocía a la mayoría de los niños del orfanato, la verdad es que todos eran muy amistosos. Jonghyun y yo seguimos teniendo una buena relación de hermanos y ahora solo nos queda terminar nuestras carreras de universidad. Jonghyun está estudiando leyes, siempre le llamo la atención todo lo que tiene que ver con jueces, sentencias y tribunales, en cambio yo estoy estudiando arquitectura. Espero que me vaya bien, el año está por acabar, y se viene diciembre, la navidad, los regalos, la deliciosa comida, estoy ansiosa. Todos los años en el orfanato, se hace una fiesta con un enorme pino de navidad y mucha comida, y todos se regalan regalos. No hay nadie que quede sin un regalo, este año tendré que trabajar un poco más en la cafetería.

Soy una mesera, junto a Luna que también trabaja conmigo, ella es una amiga, es muy alegre, simpática y la conozco desde el tercer día que llegue al orfanato. Espero que mi salario me alcance para comprarle regalos a Jong, Luna, Minho, Sulli y a Onew, este último es novio de Luna, también está en el orfanato. Comenzaron su noviazgo cuando Luna cumplió los 18 años, la verdad es que el regalo de Onew fue ser novio de Luna, pero hacen muy linda pareja. Me pregunto cómo será tener un novio, debe ser lindo que alguien se preocupe de ti y que te brinde todo tu cariño, pero para eso tengo a Jonghyun.

Sonó el timbre de salida de clases y me fui directa a trabajar, junto con Luna. Al llegar no habían tantos clientes, nos colocamos nuestro uniformes que por cierto eran bastante provocativos, eso era lo único que no me gustaba de mi trabajo, el uniforme se componía por una falda negra, blusa blanca, botas o zapatos negros, corbata y un blazer sin mangas , no era feo pero gracias a Dios me permitieron usar pantalones negros.

-Luna ¿viste mis pantalones negros? – le pregunte a Luna, buscando entre mi casillero.

-No Amber…. Pero espera, recuerda que se te ensuciaron – me dijo Luna.

-¿Si? ¿Estás segura? – le dije a Luna tratando de recordar cómo se me ensuciaron.

-Sí, sí, cuando el pequeño niño de cuatro años te boto encima su comida. La semana pasada, ¿no me digas que no te los llevaste?

-Oh, no me los lleve para lavarlos – dije golpeando mi frente con la palma de mi mano.

-O entonces el jefe debió haberlo lavado.

-¿Tú crees? – pregunté con esperanzas de que así fuera.

-Sí, ve a preguntarle.

Le hice caso a Luna y efectivamente mi jefe se los había llevado, pero lo malo es que me dijo que aún estaban en su lavadora. Le pregunte si tenía otros pantalones negros y me dijo que no, solo quedaba una falda negra. Joder, no quería usarla pero si no lo hacía no tendré el dinero y puede que me despidan, ya que el jefe es muy exigente con todo lo que tiene que ver en la presentación de la tienda. Así que no tuve otra opción me coloque esa estúpida falda, y salir a atender a los clientes. Cuando Luna me vio quedo con la boca abierta, y empezó a decirme que me veía bien con falda y que debería utilizar una más seguido. Cuando creí que esto no podría empeorar, llegó Jonghyun y Onew.

-Excelente, ¡esto debe ser una broma! – dije muy bajito, trate de esconder mi falda con la mesa, Onew me vio y me pregunto dónde estaba Luna. Yo le dije que en la cocina.

-¿Amber cuando saldrás del trabajo? – me pregunto Jong, causando que todas las chicas se voltearan a verlo y aquí va de nuevo, todas comenzaban a suspirar y hacerle ojitos a mi hermano, o les decían:”llámame”. Ya me estaba cansando de esto, desde que Jong cumplió los dieciséis, le empezaron a hacer todo eso. No es que me ponga celosa es solo que, no quiero que Jong tenga una novia porque sé que me dejara de lado, y probablemente no se preocupara más de mí, sé que no debería pensar eso, pero y que tal si viene una novia y es chica mala que me odia. No quiero eso.

-Saldré en una hora más – le conteste fríamente. Joder no me gusta ponerme así, pero cuando hay muchas mujeres tratando de quitarme a mi hermano es inevitable.

-Está bien, te espero en el orfanato o ¿mejor te paso a buscar?

-No sé, me da igual, creo que me iré con Luna.

-Pero Luna se irá con Onew ahora, tienen una cita.

-¡¿Qué?! Ella no me dijo nada.

-Es que es una sorpresa, Luna no lo sabe – me dijo Jonghyun, comenzó a acercarse a mí.- así que te vendré a buscar después.

-Puedo irme sola, no te preocupes no me pasara nada, además ya soy mayor de edad.

-Pero aun así, uno nunca sabe, así que en una hora más te pasare a buscar, y ni se te ocurra ¡salir sin mí!, porque varias veces lo has hecho.

-Está bien, está bien, pero ven rápido, o si no yo me voy solita.

-Oh créeme que no te irás solita, porque llegare 20 minutos antes si es necesario.

-¡No puedes hacer eso! – le dije a Jonghyun.

-¿Y por qué no?

-¡Porque es injusto! – le contesté un poco molesta, desde que cumplimos 17 años, Jonghyun se ha vuelto más sobre protector, no es que me moleste, solo que a veces es un poco melodramático. No me deja salir a fiestas a no ser que él vaya con él o vaya con Sulli o Luna y no me deja entablar conversaciones con chicos a no ser que él los conozca primero.

-No lo es, paso por ti en una hora más – me dijo, luego me abrazó y se fue.

-Oye tienes un lindo hermanito, ¿podrías darme su número telefónico? – me pregunto una chica que estaba al lado mío.

-No, lo siento, él no tiene teléfono – dije con tristeza fingida.

-Oh vamos sé que tiene, o no me digas que te gusta tu hermano, y quieres dejártelo solo para ti y ¿no compartirlo? – me volvió a hablar esa chica.

-No, es porque en verdad no tiene teléfono – volví a repetirle a esa chica, y era verdad a Jonghyun se le perdió su teléfono hace cuatro días.

-Bueno, tú ganas, espero que disfrutes de tu hermanito tanto como lo disfrutaré yo en un futuro – dijo esa chica, yo solo gire mis ojos y me fui a otra mesa a atender. No puedo creer que haya gente así de jodida.

Eran las 6:55 pm, ya se estaba oscureciendo, faltaban cinco minutos más para que salieran del trabajo, pensé que estar con una falda sería algo humillante pero ahora que lo veo, no es tan malo, después de todo pude trabajar como siempre lo hago. Sonó el timbre de la puerta, debía ser otro cliente, fui a atenderlo, y era mi hermano.

-Amber ya vamo- se quedó callado, al verme con esa falda, joder, estúpida falda.

-Eh…si si ya vámonos ¡¡¡iré a cambiarme!!! – dije nerviosa, a pasos rápidos dirigiéndome a mi casillero.

-¡¡¡Espera!!! – dijo Jonghyun, volteé a ver que quería, y tenía una pequeña cámara, ¡no puede ser! Jonghyun no debió haber sacado esa foto, si alguien más la ve, se reirán de mí y me humillaran toda la vida.

-Ahora si puedes ir a cambiarte – me dijo con esa estúpida sonrisa de dinosaurio, pero a la vez era adorable.

Cuando estaba lista, tomé mis cosas y me fui, sin antes decirle a mi jefe, que no se olvidara de traer mi pantalón, así estás cosas jamás se volverán a repetir. Llegamos al orfanato y Jonghyun me acompaño a dejar mis cosas a mi cuarto.

– Jonghyun, borra esa foto por favor – le supliqué.

-Lo siento Amber pero está muy adorable. Además sales linda – dijo Jonghyun apretándome los cachetes.

-Por favor Jonghyun, o al menos muéstrame como salió la foto.

-Ok pero te amarraré las manos – dijo Jonghyun.

-Pero ¿por qué? prometo no borrarla ¿acaso no confías en mí?

-Claro que confió en ti, pero también sé que eres astuta y en cuanto te muestre la foto me la quitaras de las manos, y correrás, para borrarla – dijo Jonghyun, y tenía razón, obviamente borraría la foto, ¿tal vez como salir?

-Ok, ¿con que me amarraras las manos?

-¿No tienes ninguna cuerda?

-No, oh, creo que tendrás que dejar mis manitas libres.

-No lo creo puedo sostenértelas.

-Pero no quiero.

-Entonces no veras la foto.

-Ah bueno, pero no fuerte.

-Claro que no lo hare fuerte.

En ese momento nos sentamos en la cama, y Jonghyun coloco mis manos en mi espalda, y las sostuvo. Después prendió la cámara y comenzó a buscar la foto, la había encontrado. A decir verdad no salía tan mal con esa falda.

-¿No ves? Sales linda, no sé porque te preocupas tanto, pareces una linda princesa, además con tu cabello rubio te ves más señorita… te pareces a mamá – dijo Jonghyun con un poco de nostalgia. La verdad es que si me parecía bastante a mamá. Había pasado tanto tiempo desde que ella falleció, nueve años para ser más exactos. Miré a Jonghyun, y tenía los ojos llorosos, si él lloraba yo también. No podía soportar ver a mi hermano llorar, aunque fueran muy pocas veces las que ha llorado.

-Supongo -las manos de Jonghyun comenzaron a soltarse, así que lleve mis manos hasta donde su cuello y lo abracé. Él correspondió a mi abrazo en unos instantes. Sentí como sollozaba en mi hombro, comencé a acariciarle la cabeza.

-La extraño mucho, Amber – me dijo en un susurro.

-Yo también Jonghyun, pero ella está en un lugar mejor, y sé que ella también nos extraña a nosotros – le dije a mi hermano, con los ojos llorosos, y era verdad, extrañaba mucho a mama. Había veces en la que me la pasaba llorando toda la noche por acordarme de todo lo que había pasado en nuestra familia, algunas veces pienso, que si mamá no hubiera muerto, todo sería muy diferente. Tal vez nunca hubiéramos entrado en este orfanato. Jong se soltó de mi abrazo y se limpió los ojos.

-Amber po-podrias por favor no borrar esas fotos – dijo Jonghyun con hipo.

-Bueno Jong, puedes quedártelas, prometo no borrarlas – le dije a Jonghyun tomándole la mano y entregándole la cámara.

Jonghyun se fue a su habitación sin antes darme un abrazo y un beso en mi frente, deseándome buenas noches. Me gustaba cuando Jonghyun me abrazaba, me sentía bien. Así habían pasado los días, las clases ya se acabaron y lo mejor es que faltaban dos días para navidad, así que me dedique a trabajar más. Como no tenía clases aproveche para trabajar el doble o hasta el triple junto con Luna.

-¿Qué le compraras a Onew? – le pregunté a Luna, caminando por las calles de la cuidad buscando tienda por tienda algún regalo. Todo era hermoso, tan colorido y luminoso, eran como las 6:30 pm, y todas las luces estaban encendidas.

-Em…podría comprarle ¡un lindo chaleco con un gorrito! – me contestó Luna emocionada.

-Oh de seguro eso le encantará – le dije a Luna, ambas entramos en una enorme tienda, habían muchas personas, comprando. La mayoría de niños y niñas estaban haciendo fila para pedirle regalos a santa.

Luna y yo nos separamos para buscar nuestros respectivos regalos, lo bueno es que los regalos de los demás los había encontrado con facilidad, pero el de Jonghyun, no se me hacía tan fácil. No sé qué modelo de celular le gustara, pero le llevare un Samsung Galaxy S4 de color blanco, espero que le guste. Fui a la caja para pagar todo, y en eso Luna me dijo que quería ir donde santa, a veces podía ser un poco infantil, pero eso la hacía adorable.

-Vamos Amber por favor ¿sí? – me preguntó suplicándome.

-Ok ok, vamos – le dije derrotada ante sus pucheros.

-¡¡Siiiii!! Gracias Amber, además no te aburrirás porque la fila es corta -miré a santa y tenía razón ya eran como las 8:30pm por lo que todos los niños habían pasado. Luna me jalo del brazo hasta llevarme donde santa- Al llegar ella se sentó en sus piernas, me eché a reír parecía un bebe, y comenzó a pedirle a santa puros deseos para navidad.

-¿Luna ya estas lista? – le pregunté para irme.

-Sí, ahora te toca a ti – me dijo con una enorme sonrisa.

-No Luna, yo paso – le dije colocando mis brazo en forma de “x” sobre mi pecho.

-Vamos Amber es divertido, tienes que pedirle algo a santa – me dijo Luna, tomándome de mis hombros y llevándome hasta el regazo de santa. Me senté, mire a santa y me fijé en algo particular. No sabía que mi hermano, se había convertido en santa.

-¿Jong? – Dije en un susurro. Él me miro me guiño el ojo y me dijo.

-No no no, soy santa. Y dime ¿qué quieres para navidad jovencita?

-Yo…. Quiero estar con mi hermano y mis amigos por siempre.

-Pues ese deseo ya está concedido – me dijo “santa” con su sonrisa de dinosaurio.

– Bueno entonces, que mi hermano crezca más, porque o si no seré más alta que el – dije con inocencia fingida.

-JAJAJAJAJAJAJA – dijo Jonghyun en un tono sarcástico.- Tu hermano no necesita crecer más, porque él es hermoso.

-Bueno santa lo que tú digas, adiós santa. – dije levantándome para irme.

-Adiós pequeña – me dijo Jonghyun moviendo sus manitas.



***

Era navidad ¡por fin! Todos los niños estaban emocionados y felices, hoy en la noche sería la gran fiesta, llena de comida y regalos estoy ansiosa. Fui a desayunar y las cocineras, que por cierto habían mejorado bastante su actitud junto con los encargados, habían preparado galletas navideñas con leche de chocolate, me senté junto con Jonghyun, Luna, Onew, Sulli y Minho. Estos últimos habían mejorado bastante su “amistad”, Sulli y Minho de vez en cuando se miraban, o comenzaban a reírse cuando estaban juntos. Algo me dice que tarde o temprano ambos serán pareja, eso sería muy adorable, además Sulli aún sigue teniendo carita de bebe a pesar de que tenga 17 años.

El día pasó rápido, y era hora de que todos se arreglaran para la fiesta, Luna, Sulli se pondrán vestidos navideños y yo solo iré con un chaleco de rayas negro con rojo y unos pantalones negros. Al llegar a la sala de estar estaban Minho y Onew con trajes casuales, y junto a ellos estaba Jonghyun colocando los últimos adornos del enorme árbol navideño. Él me miro, se veía hermoso, estaba vestido con unos pantalones negros y un chaleco blanco con unos renos voladores, y con un gorrito de santa. Se acercó a mí y me colocó unos cuernos de reno. Y me hizo los honores de poner la estrella navideña, yo acepté, y me subió a sus hombros para alcanzar la punta del árbol. Mientras me bajaba de Jonghyun, aparecieron Sulli y Luna, captando las miradas de Minho y Onew, ambos se quedaron boca abiertos por cómo se veían las chicas, le dije a Jonghyun y soltó una carcajada.

-Chicos, cierren sus bocas – dijo una de las encargadas pasando por al lado de ellos, al escuchar esto ambos miraron para todos lados menos a donde estaban las chicas.

La fiesta había comenzado, y varios juegos se habían hecho con todos los niños participando Luna, Onew, Sulli, Minho, Jonghyun y yo jugamos a las escondidas.

-Bueno a Luna le toca contar – dijo Sulli.

-Ok – dijo Luna, tapándose los ojos y comenzando a contar: 1, 2, 3,4….

Todos salimos corriendo a escondernos. Decido entrar a unos de los muebles, de unas de las habitaciones, abrí el mueble y estaba Jonghyun.

-Jonghyun, buscaré otro lugar – dije pero luego sentí la voz de Luna, Jong me tomo de la mano y me jalo dentro del mueble y lo cerró.- Jonghyun- fui interrumpida, porque mi hermano me topo la boca. Sentimos que alguien estaba dentro de la habitación.

-Shh – susurro muy bajito Jonghyun, muy cerca de mi oído. Se me erizó la piel, oh no, sentí que quería estornudar. Joder ahora no por favor ¡ahora no! Me dije en mi mente.

-Jong aa… aaa… – me tapó la boca con fuerza.

-Shhhh Amber trata de no hacer tanto ruido – volvió a susurrarme en el oído, se sentía bien, me gustaba que hiciera eso.

-Ok, lo siento – dije bajito, los pasos ya no se escuchaban y tampoco la voz de Luna, todo estaba en silencio.

-Creo que deberíamos salir – le dije a Jonghyun.

-Si tienes razón – Jonghyun trató de moverse, para abrir la puerta pero al moverse me toco uno de mis senos – lo si –siento – dijo en forma nerviosa.

-No importa, no te preocupes – dije abriendo la puerta del mueble con una patada.

Al llegar a la sala de estar estaban todos, Luna dijo que los encontró a todos. En serio fue rápida, pero no lo suficiente, porque Jonghyun y yo ganamos.

-Se nota que corrieron mucho porque están colorados, como un tomate – dijo Minho.

-Si es verdad debieron ser muy veloces – dijo Sulli. Jonghyun y yo nos miramos y si estábamos colorados, recordé el momento en el que Jonghyun me paso a tocar los senos, sé que fue un accidente, pero no me molesto, si no lo contrario, me gusto… ¡¡¡¿¿QUE??!!! NO Amber, no pienses esas cosas, él es tu ¡¡HERMANO!!

-Bueno chicos vamos a comer, la cena está servida – dijo Onew.

-Si vamos, muero de hambre – dijo Luna.

Al llegar al comedor todos estaban sentados, pidiendo la oración. Nosotros también nos sentamos y comenzamos a comer. La comida era deliciosa, había arroz con pollo, muchos vegetales, también galletas, dulces, bebidas, queques todo era hermoso, vi como Luna le decía a Onew que comiera más despacio el pollo, me pareció lindo ver a esa pareja, me pregunto si algún día tendré un novio.

-Amber alguien te está buscando – dijo Victoria una de las encargadas.

-Ok iré ahora – me levanté de la mesa y fui hasta el patio y ahí estaba Henry un chico muy lindo y tierno.

-Hola Amber, ¿cómo estás?

-Henry hola, bien ¿y tú? – dije acercándome más a él.

-Bien, sabes quería saber si quieres ir a dar un paseo conmigo.

-Me encantaría, espérame iré a preguntarle a una encargada.

-Ok te espero – dijo Henry, yo me dirigí al comedor. Vi a Victoria y le pregunté. Ella me dijo que si podía ir, pero solo por un rato, y que me cuidara. Iba saliendo del orfanato y Jonghyun estaba en la puerta.

-¿Dónde vas? – me preguntó en un tono serio.

-Iré a dar una vuelta con Henry, ya le pedí permiso a una encargada – le dije, en ese momento tocaron la puerta Jonghyun abrió y vi a la misma chica que estaba pidiéndome el número de celular de Jonghyun cuando estaba trabajando.

-Hola Jonghyunie – le dijo esa chica abrazando a mi hermano y dándole un beso en su mejilla, dejándole marcado por el labial.

-Hola Tiffany – dijo Jonghyun en un tono serio.

-Ay Jongie no te pongas tan serio- le dijo acariciando sus mejillas- ¿No ves? te dije que lo iba a encontrar – me dijo esa chica a mí. Por alguna razón me sentía furiosa y celosa a la vez, quería que esa chica dejara de manosear a Jonghyun y que se fuera.

-Tiffany ya basta ¿sí? ahora ¿serias tan amable de irte por favor?, estamos pasando momentos FAMILIARES – dijo Jonghyun cabreado.

-Pero Jonghyunie, en un par de años más seré tu futura esposa –Listo, mi paciencia se acabó.

-¿Sabes Jong? puedes pasar tu tiempo con Tiffany, se ve que lo necesita, yo iré con Henry a dar un paseo vuelvo en un rato más.

-No Amber, tú te quedas acá conmigo y Tiffany se irá con su hermano.

-¿Qué hermano? – pregunté.

-Henry, acaso ¿quién más? – dijo esa tal Tiffany, ¿Henry era hermano de esa cosa llamada Tiffany? pero eso era imposible Henry es muy bueno y amable y Tiffany por lo que veo es todo lo contrario – ¿o acaso te faltan neuronas en tu pequeño cerebro, para procesar lo que te he dicho? – me dijo esa estúpida.

-Puede que me falten neuronas, pero al menos no soy tan estúpida como para andar con uno y luego con otro, si sabes a lo que me refiero.

-¿Cómo te atreves? niña travesti.

-Me atrevo porque es la verdad, niña come pollas y no es travesti, es tomboy.

-¡¡Ya paren las dos!! – Dijo Jonghyun molesto.- Tiffany vete ahora.

-Pe-pero oppa yo quiero que estemos juntos en navidad.

-Nada de oppa, ahora vete por favor – dijo Jonghyun.

-¿Todo es por ella verdad? – dijo Tiffany apuntándome.

-¿Oye tu eres tonta o te haces? – le respondió Jonghyun. – Amber es mi HERMANA. Y no es una cualquiera para que le andes apuntando con el dedo – dijo mi hermano acercándose a mí y abrazándome.

-Sí, es tu hermana, pero eso no detiene el que ustedes estén en una relación, ha puesto que cuando me vaya, ¡¡¡lo primero que harán será besarse y tener sexo desenfrenado!!!

-SI OK, YA SI NOS BESAMOS ¡¡¡¿TE IRAS?!!!

-¡¡¡Claro que me iré!!!! Sé que tú no eres capaz de hacerme eso oppa, además en unos meses más podemos casarnos, tener muchos hijos y hacer cos ¡¡¿¿qué??!! – Tiffany no puedo continuar, porque Jonghyun me había besado, ¡¡¡ME HABIA BESADO!!! Esto no puede ser real, somos hermanos, él no debería hacer esto. Pero a pesar de que sea mi hermano, el beso que me dio se sentía bien, era cálido y podía sentir sus suaves labios contra los míos. – Estoy harta ¡¡me voy!!! ¡¡¡No me pidas que sea tu novia Kim Jonghyun!!! – y se fue, por fin, dando un gran portazo y siendo la furia personificada.

-Lo siento – dijo Jonghyun, separándose de mis labios.

-No importa – le dije – sé que fue para que Tiffany se largara rápido.

-Sí, espero que no te haya molestado – dijo en un susurro, Dios ¿por qué ahora encontraba tan lindo a Jonghyun?

-No me molesto Jong- él se me quedó mirando – o sea, no es que me haya gustado, quiero decir, no digo que des malos besos, pero tampoco das buenos y ah no sé – agache mi cabeza, Jonghyun tomo mi mentón y lo levantó para que pudiera verlo, y me beso de nuevo. Esta vez fue un beso más tranquilo, suave y cálido, podía sentir nuestras lenguas chocando y entrelazándose entre sí. Cuando separó sus labios de los míos, sentía mis mejillas arder así que solo atiné a taparme la boca.

-¿Y este estuvo mejor? – me preguntó con una amplia sonrisa.

-Jon… No digas eso – le dije totalmente avergonzada.

-¡Chicos es hora de abrir los regalos! – dijo Jessica, otra encargada más.

Todos los niños y niñas fueron a la sala de estar y comenzaron a buscar sus respectivos regalos. Jonghyun me tomó de la mano y me llevó hasta el árbol navideño. Luna y Onew se entregaron sus regalos, y ambos se abrazaron y se besaron. A pesar de que se veían muy lindos fue un error mirarlos porque sentía la sensación de cuando Jong y yo nos besamos y de nuevo me comenzaron a arder las mejillas. Así que decidí ver a Minho que estaba con Sulli, ambos estaban tomados de las manos, y se besaron, yo tenía razón, tarde o temprano esos tortolitos seria pareja.

-Amber toma – me dijo Jonghyun, entregándome un regalo.

Lo dejé a un lado y le pase el mío, espero que le guste, estoy ansiosa por ver su reacción.

-Gracias Jonghyun.

-Gracias también Amber – me dijo Jong, abriendo mi regalo. – ¡¡WOW!! Amber ¿pero cómo pudiste comprarme esto? – Dijo Jong abrazándome – ¡¡muchas gracias!! – ahora lo dijo abrazándome más fuerte.

-De nada, ¿pero podrías soltarme un poquito?

-Ah lo siento – dijo abriendo la caja del celular para verlo más detalladamente – ahora abre el mío, espero que te guste.

-Ok – estaba abriendo el regalo de Jonghyun y ¡¡no puede ser!! Era una consola portátil de color negro – muchas gracias Jonghyun, ¡¡te amo en serio!! – dije eso sin pensarlo, olvidándome de todo lo que había pasado hace un momento atrás.

-De nada Amber y yo también te amo – dijo Jonghyun acariciándome la cabeza.

Esa navidad había sido tal vez una de la mejores, como dije ningún niño quedo sin regalos incluso, los encargados y las cocineras recibieron regalos y Luna, Onew, Sulli y Minho me habían comprado regalos y a Jonghyun también. Todos recibimos alrededor de cinco regalos, porque todos se regalaban cosas entre sí. Esa noche fue increíble, fue muy divertido y hermosa. La fiesta había acabado y todos se fueron a sus camas para descansar, por que mañana nos llevaran a un zoológico. Yo iba directo a mi habitación cuando alguien me tomo de la mano, era Jonghyun.

-¿Dónde me llevas? – le pregunté.

-Al patio – me contestó Jong.

Al llegar al patio nos sentamos bajo un árbol, y él me pregunto:

-¿Amber como me encuentras?

-Yo encuentro que eres un linda persona, amable, cariñosa y feliz.

-Bien, ¿y físicamente?

-Bueno eres lindo y apuesto.

-Amber ¿tú me quieres?

-Claro que te quiero Jonghyun, somos hermanos.

-¿Pero más allá de siendo hermanos?

-Em… yo…

-Ok no me respondas, ve a dormir ya es tarde y tienes que descansar.

-Pero Jong – Jonghyun se levantó y comenzó a caminar hacia la puerta. También me levante, lo tomé del brazo, lo giré y lo besé. Sé que pensaran que estoy loca por estar enamorada de mi propio hermano, pero eso hace el amor, muchos dicen que el amor es una enfermedad, que te vuelve loca, y ahora creo que es cierto, porque estoy loca pero por Jonghyun.

-Amber te amo – me abrazó.

-También te amo, tontito – le dije correspondiendo a su abrazo.



***



Ya habían pasado seis años desde que Jonghyun se me declaro, ahora estaba viviendo en un departamento muy bonito junto a él, ambos nos queremos mucho, y eso es lo que importa. En cuanto a mis amigos, jamás perdimos comunicación, Luna y Onew están casados y esperando un hijito, Sulli y Minho viven en casas separadas, pero aún tienen citas y todo eso, si no me equivoco mañana Minho le pedirá matrimonio a Sulli, espero que todo le resulte. Y Victoria, mi antigua encargada y protectora, ahora está casada con un chico llamado Zhou mi.

-Amber, amor – me decía Jonghyun desde el baño – pásame una toalla por favor.

-Ok – fui al baño, abrí la puerta y me cubrí los ojos – Toma Jonghyun – él tomo la toalla, sentí que me agarraba de la cintura y me adentró en la bañera con él. – ¡¡JONGHYUN!!! – dije con rabia fingida.

-Vamos linda no te enojes, es solo una broma – dijo mi Jongie con un puchero.

-No me enojo es solo que… joder, toda mi ropa esta mojada.

-Entonces quítatela – dijo Jonghyun con una sonrisa pícara.

-Estás loco, además tu estas aquí.

-Oh vamos sabes que algún día tendremos que tener un hijo, Amber.

-Lo sé pero, ¿quieres ser papá?

-¿Por qué no? Sería lindo tener una familia completa.

-Supongo – dije un poco pensativa, pero mis pensamientos desaparecieron, cuando Jonghyun me beso. Amaba cuando me besaba, se sentía tan bien. Luego comenzó a desabrocharme la camisa con la que andaba.

-Jong – dije entre suspiros y gemidos, él no se detuvo, empezó a masajear uno de mis pechos con una mano y con la otra mano mi brazo.- Jonghyun espera – él se detuvo- ¿y si vamos a la cama mejor?

Jonghyun asintió y fue ahí donde comenzamos una noche llena de placer, pero más que placer amor y cariño. Jonghyun sé que será un buen padre para nuestro hijo, tal vez mucho mejor de lo que fue papá con nosotros, estoy segura de que papá hizo todas esas cosas porque no estaba mamá con él, a veces pienso que a mamá le gustaría volver aquí en la tierra con nosotros, a pesar de que sé que está en un lugar mejor, eso no quita las ganas de querer verla y abrazarla.

Pero sé que ella, me está apoyando tanto a mí como a mi hermano, o si no, no hubiéramos sido capaces de terminar nuestras carreras universitarias, o de estar junto a Jonghyun, sé que es una locura enamorarme de mi hermano pero como dije antes estoy loca por él. Solo espero que mamá esté bien, y que nos siga entregando de su apoyo, amor y que nos espere, porque algún día nos reuniremos con ella de eso estoy muy segura.

Fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Tus comentarios son importantes para que el blog siga creciendo!