(TaeBer) Arriesga o no ganas -Oneshot-


Titulo: Arriesga o no ganas

Pareja: TaeBer (Taemin + Amber)

Tipo: Hetero

Genero: Lemon

Clasificación: NC-17

Descripción: A pesar de que Sulli se fuera, Taemin sigue pensando en ella y eso a Amber le molesta, pero no sabe que en el corazón de él esta ella.

Advertencias: Contenido sexual.

Nota: ¡Hola a todos! Hoy os voy a dejar un pedido que me hicieron, y va para Sofia Torres que ha sido ella quien me lo ha pedido. Espero cumplir sus expectativas y que os gusten a todos, tanto a ella como a vosotros. No olvidéis comentar y participar en el sorteo, eh. ¡Besos!

•*´¨`*•.¸¸.•*´¨`*•.¸¸.•*´¨`*•.¸¸.•*´¨`*•.¸¸.•




Se había quedado sola en casa. Las chicas se habían ido, cada una con lo suyo, buscando algo con lo que no pensar en el mal momento por el que estaban pasando.

Que una de ellas las hubiera abandonado, fue un golpe muy duro para todas. Ella se lo había estado venir desde hace tiempo. Que Sulli no quisiera hacer nada con ellas, que se fuera algunas noches sin decir nada, el silencio constante y el hecho de no confiar en sus compañeras, eran incidencias de que las abandonaría pronto. Y así ocurrió.

Sulli se fue de la casa y del grupo hace unos días. Ella parecía muy contenta por su decisión, pero las había dejado destrozadas. Habían sido cinco durante muchos años y ahora solo quedaban cuatro.

Cada una lo llevaba a su manera. Mientras las otras preferían irse a trabajar hasta quedar agotadas, ella prefería quedarse en casa, con sus cosas y su mundo, tranquila. Su pensamiento era pasar una tarde sola y agradable, pero sus planes se empezaron a ver frustrados cuando escuchó el timbre de la puerta.

Sin ganas se levantó y fue a coger el teléfono para ver quien la había interrumpido.

-Amber, soy Taemin, abre –Dijo una voz masculina al otro lado.

No dudó ni un segundo en abrirle la puerta. Escuchar su voz había despertado algo en ella, una mezcla de nervios y necesidad de verle ¿pero qué querría Taemin? ¿Por qué había ido hasta allí? Hacía ya tiempo que no lo había visto ni por la empresa siquiera. Tenía ganas de verlo.

Unos sonidos sordos en la puerta le indicaron que ya estaba allí, así que no se hizo esperar en abrirle la puerta, con una sonrisa en el rostro.

-Buenas Amber –Dijo el chico cuando sus miradas se encontraron.

-Hola, Taemin ¿Qué te trae por aquí? –Ella se echó a un lado para dejarlo entrar.

-Bueno, venía a veros, a ver… que tal estáis después de lo ocurrido –La voz del chico comenzó a menguar conforme iba acabando la frase. Amber sabía que le dolía que Sulli hubiera abandonado el grupo, como todos. Sabía que Taemin siempre estuvo enamorado de ella, y su marcho lo había entristecido tanto como a ellas.

-Bueno, cada una lo lleva como puede –Amber cerró la puerta tras él, intentando no pensar mucho en el asunto.

-Veo que estás sola en casa ¿cómo estás? –Taemin volvió a recuperar su tono de voz energético, mientras le dedicaba una sonrisa.

-Pues ahí voy –No sabía que más decirle, ya que para ambos el tema de Sulli era un tema tabú.

Amber siempre quiso a Taemin, pero este solo ha tenido ojos para Sulli. A la joven le dolía ser prácticamente invisible para él, a pesar de ser su mejor amiga.

-No sabemos nada de Sulli. Ni donde está, ni que hace –Acabó diciendo la chica, para romper la tensión que se había formado entre ellos dos.

-Me lo imaginaba, en realidad he venido para verte a ti, hacía tiempo que, bueno, no te dedico un poco de tiempo, y no quiero que pienses que te estoy abandonando –Pareció muy tranquilo, pero ella no sabía si creerlo o pensar que eso no era más que una excusa.

-Bueno, no tengo mucho que ofrecerte, acomódate –Comentó, nerviosa. Era su amigo, pero cuando se creaba tensión entre ellos, no sabía ni cómo tratarlo.

Acababa de servirle un vaso con un zumo, para que lo tomase como refresco, pero ya no sabía que más decirle. Quería estar con él, pero se sentí algo incomoda.

-Quería saber una cosa –Comentó el joven, tomando un poco del zumo que le había servido.- ¿Crees que Sulli… durara mucho tiempo con su nuevo novio?

-¡Yo que sé! –Amber estalló, cansada de que solo hablara o se preocupara de Sulli. Sulli por todos lados.- ¡Ya te lo he dicho! ¡No sé absolutamente nada de ella! ¡Ni me interesa saberlo!

Taemin se quedó mirándola en silencio. Nunca la había visto tan irritada y gritando. La chica, de pie, suspiró por la frustración, deseando irse y no aguantar más esa tensión.

-Lo siento, entiendo que te moleste que… -Comenzó a decir Taemin, pero ella le interrumpió al momento, con el tono de voz algo elevado.

-¡No lo entiendes! ¡Nunca has entendido nada! Te pasas la vida pensando en Sulli, en que hace, donde estás, y más cosas. Y siempre restregándome las cosas y no te das cuenta que me haces mucho daño cada vez que sale su nombre de tus labios. Eres tan tonto que nunca te has dado cuenta que estoy enamorada de ti, y duele ver que solo está Sulli en tu corazón y yo no soy nada.

Amber, tras haberse desahogado, casi con las lágrimas a punto de salir de sus ojos, se quedó mirándole, buscando una respuesta en él, pero parecía ni inmutarse por todo lo que le había dicho.

Ni por esas parecía que la cosa hubiera cambiado, así que la chic harta, se dio media vuelta, dispuesta a marcharse a su habitación, dejándolo allí solo.

Pero no había dado ni cuatro pasos por el pasillo dirección su cuarto, cuando Taemin la agarró de un brazo pata detenerla y hacerla girar, y así poder mirarla a los ojos.

-¿Por qué no me has dicho nunca antes eso? –Le preguntó muy serio.

-¿Por qué debería habértelo dicho? –Le echó en cara Amber, haciéndole frente.

-Porque así las cosas hubieran sido muy diferentes.

-Y tan diferentes, como que ya ni tendría tu amistad, te hubieses alejado completamente de mi –Amber siempre quiso confesarle sus sentimientos, pero por miedo a perderlo, nunca se atrevió a decirle nada.

-Si no te arriesgas no vas a saber ni ganar nada –Taemin parecía muy seguro de lo que decía.

-Pero las cosas son así, y lo sabes.

-No. Estas muy equivocada. Sí, siempre te he hablado de Sulli, y es porque a tu lado me pongo de los nervios, no sé de qué hablarte para pasar un rato contigo. Sí, me gustaba antes Sulli, al igual que tú también. Cada una de una manera diferente.

-Sí, yo como una amiga más.

-No te pongas cabezona y escucha –La tomó por el rostro con ambas manos, para asegurarse que lo miraba.- Sí, estuve enamorado locamente de Sulli, pero también lo estuve de ti, de una manera más dulce y sincera. Nunca te he dicho nada, porque no me veía capaz, y aún no lo he superado. Lo de Sulli sí, pero de ti, sigo muy enamorado.

Amber quedó en un estado muy similar al shock. No daba crédito a lo que había escuchado por parte del chico ¿acaso era eso verdad, pero por estar pensando en Sulli jamás se dio cuenta?

-Yo… -Comenzó a decir, pero tampoco sabía que. Pero para eso, ya se adelantó el chico.

-No digas nada ¿vale? Todo está bien.

Sus ojos se encontraron con una sola mirada. Amber no necesito nada más para saber que sus palabras eran sinceras y que sentimientos por ella fluían en él, sentimientos que nunca había sido capaz de ver por estar cegada con el tema de Sulli.

Sin que ambos supieran como acabó sucediendo, sus labios se unieron en un beso. Se besaron como si fuera la primera vez que lo hacían, un beso tímido. Cuando se separaron, sentían en sus cuerpos algo que había despertado en ellos, como un vicio que comenzaba a surgir.

Por necesidad, volvieron a besarse, dulcemente, de menara lenta para poder disfrutar más de los labios del otro.

La realidad superaba la ficción, Amber lo acababa de comprobar. Siempre había estado soñado con ese momento, pero no era nada parecido a tal y como lo imaginaba. Era muchísimo mejor.

Sentía como las manos de Taemin se posaban en sus caderas, y la hacia pegarse a su cuerpo. Un calor la inundo de pronto, recorriéndole desde los pies hasta la cabeza ¿qué era eso que estaba sintiendo?

Sus labios se movían sobre los de él, encajándose en ellos, danzando como si hubieran estado practicando ese momento toda la vida. Su sabor y su olor la embriagaban por completo.

Taemin la empujó lentamente contra la pared, acorralándola un pero, pero eso a ella no le importó, al contrario, le gustó estar así.

Los labios del chico se separaron de los de ella, y poco a poco, fueron posándose en su cuello. Le dejó un pequeño beso, antes de recorrerlo con sus labios.

Ante ese tierno contacto, Amber sintió un escalofrió recorrer su cuerpo, excitándola suavemente. Aquello le había gustado, sentir la respiración de Taemin contra su piel, y cuando su lengua acarició su piel, le encantó. Se estaba revolviendo bajo él, mientras este se aprovechaba de ese momento para recorrerse parte de su cuello.

-¿Qué está pasando? –Murmuró Amber casi en un susurro.

-Lo que siempre hemos deseado, e inevitablemente, acabará sucediendo. Sabes que ambos lo deseamos –No supo si fueron las palabras o la voz de Taemin lo que la estremecieron.

Era un momento, que como había dicho él, siempre había deseado, y ahora era una oportunidad que se le estaba presentando, no iba a dejarla pasar después de tanto mal rato.

Tomó el rostro del chico con ambas manos, y volvió a besarlo, con ansias y deseo. Era su momento de demostrar que era mucho mejor y valía más.

Al dejarse llevar y no detenerse, su encuentro se volvió más intenso. Amber se enganchó a él, metiendo las manos en los bolsillos traseros de su pantalón, y apretando su culo, le pegó más a ella. Quería sentir hasta sus palpitaciones.

Sus lenguas se encontraron entre sus labios, jugando con estas fogosamente. Parecían estar a punto de devorarse por la voracidad con la que se besaban.

La chica deseaba sentir más, quería sentir su cálida piel, por lo que no vacilo en meter una mano bajo su camiseta, y con los dedos acariciar su espalda, provocándole un escalofrió.

Ese acto le divirtió, pero Taemin se lo devolvió con un bocado leve en la lengua. Ambos estaban encendidos, ardían de deseos por dentro por seguir con ello.

De nuevo Taemin fue directo a atacar su cuello. Ella lo dejó hacer, sintiendo como su cuerpo respondía a cada una de las caricias que recibía. Cuanto lo deseaba.

Sus manos, ahora sobre su trasero, apretaban sus glúteos con fuerza. Tenía un culo muy apretado, pero tenía otra cosa más en mente. Al pegarlo tanto a ella, sentía su paquete, tan duro como su trasero, o más si cabía decir. Aquello tan duro no dejaba de rozarla, y a pesar de estar aún su ropa de por medio, el contacto ese no le desagradaba.

Entre besos y caricias se les pasó el tiempo, y con leves tirones de ropa, donde Amber acabó por tener solo para ella el amplio pecho y el perfecto torso de Taemin.

-No conocía esa faceta tuya tan pervertida –Bromeó Taemin con los labios muy cerca de su oído.

-Calla y sigue –Amber le propinó un suave pellizco en un pezón.

Pero sus movimientos se fueron haciendo algo más bruscos. Conforme se iban quitando la ropa, y la dejaban tirada por el pasillo, ellos se entregaban más uno al otro.

Se arañaban, dejándose marcas en la piel, con una terrible necesidad de sentir más contacto. Incluso cuando ya estuvieron completamente desnudos, uno y la otra, acariciándose cada rincón de sus cuerpos.

Mirándose a los ojos, sin querer perder contacto en aquel intento instante, Taemin cogió una de sus piernas, y deslizando los dedos por su muslo, la hizo que enrollara la pierna en su cintura.

Al pegarse de nuevo a ella, Amber apreció entre sus piernas, el miembro de él. Podía sentir las ganas de aquel instante que había en el chico, pero no eran ganas superiores a las que ella tenía.

Lo ayudo a que le fuera más fácil entrar dentro de ella. Advirtió como entraba dentro de ella, como se le agitaba la respiración al hacerlo y como su propio cuerpo reaccionaba a esa situación, excitándose.

Pasó los brazos por su cuello, dejando sus labios a escasos centímetros de los suyos, húmedos de besarlos.

Nada como aquella experiencia ni esos deseos que se despertaron en ella, eran comparables con nada que hubiera vivido antes ¿Por qué había tardado tanto en llegar ese momento?

Las caderas del chico chocaban contra las suyas con un contoneo constante. Solo se escuchaban los sonidos que sus cuerpos producían al moverse, y los suspiros que ambos dejaban escapar de sus labios.

En ningún momento habían dejado de mirarse a los ojos, querían asegurarse de que eso les estaba uniendo, para siempre.

De improvisto, y sin que ella se lo esperase, Taemin, cogió su otra pierna, y la alzó del suelo. La apretó contra la pared, y agarrándola con fuerza por sus muslos, comenzó a penetrarla con más ganas que antes.

Amber capturó entre sus dientes uno de sus labios, jugueteando con este hasta que lo soltó.

Se sentía muy húmeda por dentro, y todo por culpa de él, que la excitaba tanto y ahora le provocaba ese intenso placer que la precaria de arriba abajo. Quería sentirlo siempre dentro de ella, que la tomara como suya, que le hiciera el amor de cualquier manera, pero que estuviera junto a ella.

Le clavaba los dedos en sus hombros, mientras le suplicaba que no se detuviera, y Taemin obediente, la agarró con más fuerza para poder hacer de sus movimientos de cadera, más profundos y rápidos.

La sacudía por dentro, provocándole sensaciones que jamás sintió, y que solo quería tener con él. Con un intenso beso, selló el momento en el que ella terminó llegando a un urgente orgasmo, y dejando que él se corriera dentro de su cuerpo, marcándola así para siempre como su primera vez.

Con mucho cuidado, Taemin la dejó en el suelo, con el cuerpo muy cansado. Se miraron, y sonrieron, cómplices de lo ocurrido. Notaban que las cosas entre ellos habían cambiado radicalmente para su presente. Eso en parte, les gustaba y era un alivio que por fin estuvieran tranquilos y relajados entre ellos dos.

-No hemos usado ningún tipo de conceptivo –Cayó en la cuenta Taemin, mirándola ahora algo preocupado.

-No te preocupes, creo que ahí alguna pastilla del día después por ahí, pero ahora podríamos aprovechar que las chicas no vendrán hasta dentro de muchas horas –La traviesa sonrisa de Amber, despojó cualquier temor de Taemin, y dándose un casto beso, se fueron hasta la habitación de esta, para aprovechar todo tiempo perdido.

2 comentarios:

  1. Perfecto! Y ahora es que yo vengo a ller esto :'( pero en horabuena!!! Necesitaba un fic hetero con Amber Liu<3 Ella es lo máximo. Gracias por la historia, me encantó!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Me alegra muchísimo que te haya gustado. Es cierto que pocas veces Amber la ponen como hetero ¿verdad? Gracias a ti por haberlo leído y haber comentado. ^^

      Eliminar

¡Tus comentarios son importantes para que el blog siga creciendo!